Fuente esculpida en mármol. Autor desconocido (1545)

Las tres doncellas desnudas representan a las Tres Gracias, inspiradas en un modelo de la antigüedad grecorromana muy de moda durante el Renacimiento.

Suma elegancia

Las Tres Gracias se cogen de la mano o por la cintura. Sus labios dibujan una sonrisa. Una de ellas, con un recogido trenzado sobre la frente, se gira hacia la columna mientras las otras dos, con largas cabelleras sueltas cayéndoles sobre los hombros, se apoyan en ésta.

Una fuente funcional

Antiguamente sus pechos eran surtidores de agua. Esta fuente se hallaba probablemente en el patio de una antigua mansión privada de la ciudad de Bruselas y abastecía a sus moradores de agua potable.

Tres doncellas y un pedestal simbólicos

Hijas de Júpiter, las Gracias representan la belleza, la naturaleza, la creatividad humana y la fertilidad, conceptos todos ellos que remiten a la pureza del agua de la fuente.

El grupo descansa sobre un pedestal esculpido con bajorrelieves que representan escenas mitológicas relacionadas con la seducción y la fertilidad.

Etapa siguiente

En esta misma sala, acércate al pequeño cuadro con una vista panorámica de Bruselas, expuesto entre dos grandes esculturas barrocas.